RSE al filo de la competitividad